martes, 24 de enero de 2012

Los Cristales Gigantes de Naica

Naica es una región del Norte de México, famosa por poseer una de las minas de plata más importantes del mundo. En 1910 la mina se hizo mundialmente famosa, ya que en su interior, se encontró una cueva que contenía cristales de yeso que rondaban los 2 metros de longitud. Esta cueva, llamada “de las Espadas” fue la primera de este tipo en aparecer, pero no la ultima. En el año 2000, a una altura de 160 metros por debajo de la Cueva de Las Espadas, se encontraron otras tres cuevas con cristales descomunales. Los geólogos de todo el mundo quedaron impresionados. ¿Cómo se habían podido formar cristales de tal tamaño?

Los pequeños cristales son muy frecuentes en la naturaleza, pero es muy poco abundante encontrar cristales de gran tamaño. Esto es debido a que su formación requeriría un entorno muy estable, y un grado de saturación constante y muy bajo. ¿Por qué se dieron estas circunstancias en Naica? LA estabilidad térmica vino de la mano de un acuífero termal subterráneo, que mantuvo la temperatura de las cuevas a una temperatura constante (en 250.000 años la temperatura descendió únicamente en 2ºC). El grado de solubilidad adecuado se consiguió gracias a la presencia de anhidrita (CaSO4), que, a 59ºC, tiene una solubilidad en agua ligeramente superior a la del yeso (CaSO4.2H2O). Por tanto, la anhidrita se disuelve a la vez que el Yeso precipita, la escasa diferencia de solubilidad entre ambas sales genera un grado de sobresaturación muy bajo. En consecuencia, se forman pocos cristales pero muy grandes.

Una vez respondida la pregunta de cómo se formaron estos cristales, la siguiente cuestión a plantearse es ¿Cuánto tiempo tardaron?  Para ello, se hicieron pruebas radiométricas, basadas en la proporción de determinados isótopos de Uranio y Torio. Se encontró que las edades de los mayores cristales oscilaban entre 200 000 y 300 000 años. Para confirmar este resultado, se hizo un segundo experimento, que consistía en medir la velocidad de cristalización del yeso, construyéndose, para ello, un sistema que reproducía las condiciones de la cueva. Al cabo de 6 meses habían crecido cristales pequeños idénticos a los naturales. Se continuó haciendo medidas durante 3 años. La extrapolación de los datos dio una edad de 250 000 años para los cristales más grandes.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal